29 junio, 2010

EL ENCIELO DE MATOTA

Mientras el cura pegotea el silencio
con mermelada psicopompo-réquiem
la Rusa amarra
al cuerpo de Matota
trescientas piñatas

y noventa globos con helio
para el ascenso
muerto.


No quería que lo entierren,
que me encielen, pidió
y lleno de semillas pa' pastito
pa' flor de cielo.


Y ya sube el féretro, sarcómato.
La Rusa cortó las sogas
con sus besos. Mataron
por fin el cura
y lo arrojaron

por el tobogán del arenero
sin una palabra.


entra
en su nube
Matota

en su tumba
entra


se dispersa en barba
enredadera, se apodera
del gas algodonado
se esparce Matota, se siembra.

Matota muertito fértil.
Muertito germinador aéreo.

Nube de blanco secante;
para el Mato
la muerte un poroto.


Encielo: entierro aerodinámico y peludo.
El cuerpo es tierra para el cielo.
Matota muertito aerosol
para la Rusa aeronube.


Y pincha el sol puerco espín, se nimba
la tumba flotante,
enzima del rizoma
ahora rubio.


Y ya están lloviendo
sobre la cancha del Juve
sobre los techos del templo, pétalos.

Ya se traga al cura
la plaza
el arenero.

Y ya el grito de un gol,
la Ocho canta:

somo' campeón
y estamo' re lo'
ponga huevo
y estamo' re lo'

bajo la lírica garúa
de hierba colorida,

hasta que el canto
con la melo de Para Elisa
es todo estamo' re lo'.


Traga tierra el arquero
traga un pétalo
y un pelo.


Bajo el encielo del Mato
hay llanto de alegría
y también hay llanto llanto.



4 comentarios:

Nicolás Pedretti dijo...

hola, pensé que era el único que hacía poemas con famosos. esa estupidez de creerse original. en el 2008 hice la muerte de mirta legrand,está en un libro que se llama "Fabian Gianola atropelló a mi perro" editorial goles rosas. re loco cuando me enteré que vos también habías elegido a la señora. Igual lo tuyo es mucho mucho mejor, te mando un abrazo. y unos textos.





Fabián Gianola atropelló a mi perro. Estaba con Peter
jugando en la playa. El juego maravilloso de tirar la pelota al
mar e ir a buscarla. El viento soplaba y te hacía picar la
arena contra el cuerpo. Estaba feliz. Cuando de las dunas
salió Fabián Gianola con su cuatriciclo. Súper porreado y
violento. Peter iba en busca de la pelota y Fabián lo arrolló, lo
pasó por encima. Luego se dio a la fuga. Siempre supe que a
Peter lo iba a matar Fabián Gianola en Mar del Plata; lo supe
desde que bajé del micro y vi su afiche en la terminal.

A la una y media de la tarde, atragantándose con una
masita dulce, respirando lo mínimo y con dificultad, haciendo
unos extraños ronquidos con la garganta, la señora Mirtha
Legrand caía muerta. Yo lo vi. Lo vi en vivo. A la noche, todo
el mundo en la televisión, no hablaba de otra cosa que de la
muerte de Mirtha Legrand. Canales y canales y canales con
la cara de Mirtha Legrand. Esa noche soñé que entraba al
velorio, entraba gritando, sopapeaba al fiambre y me quería
meter al féretro. La diva se levantaba del cajón, estaba
desnuda, se llevaba la mano a la pija y se la acariciaba. El
pene de Mirtha Legrand era suave y flácido, como
de goma. Una lluvia como luz de televisión empapaba el
cuerpo marchito de la diva, su pene sonreía, misterioso.


Después de mirar a Catherine Fulop en Fox Sport, mamá
sale volando por la ventana de la cocina. Flotando, pasa
encima de mí como la ballena Willy. Cruza el patio y encara
en dirección a la villa. Mi madre pasa volando por la plaza
hablando sola, creyéndose Peter Pan, creyéndose Cris Miró,
le comieron la cabeza los noticieros, la inseguridad. Mamá
pasa por los pasillos, tratando de hacer justicia por mano
propia, pasa por los pasillos de la villa levantando pendejos de
calzón chino, levantando pendejos de las orejas; causando la
furia de las madres que le sacuden con lo primero que
encuentran. Mamá se esconde de los padres que abren
fuego contra ella, se esconde de los proyectiles y de la
balacera en un poste de luz. Sin querer, toca con una teta un
cable pelado de alta tensión, recibe una descarga eléctrica y
cae de espaldas sobre los villeros que la arrastran de los
pelos. Pero mamá logra escaparse de los Billiken y con dos
pendejos usados como chacos se abre paso como un
remolino, como Chuck Norris, y logra llegar a la avenida.
Mamá voltea a un delivery de pollos y se sube a la moto y
escapa por la autopista con un pollo agarrado a su cintura,
con un pollo de rehén. A mamá no la volvimos a ver. Pero la
Fulop sigue levitando todos los días en Fox Sport. Rebotando
de una esquina a la otra de la pantalla, como el logo de DVD.

Martín Pucheta dijo...

gracias, por estos textos nico!
qué bueno el sueño de la pija de Mirtha y tu Mamá todavoladora y los afiches siempre proféticos!!

Sigamos buscando con el fálico y conchudo radar de las palabras, que debe haber más gente conectada a la señal satelital inframirtha.

Bajo "una lluvia como luz de televisión" sobre todos los muertos enmacanadsos!!

abrazos!!

Anónimo dijo...

BUENISIMO!ESTE DE CABEZA AL PROXIMO LIBRO.
ABRAZO, EL FINDE PASO POR TU CASA.
RODRIGO ATANES

Martín Pucheta dijo...

pasá, Rodri! mandame un mensaje antes!

Biobiblio

Martín Pucheta (Gualeguaychú, 1981) publicó Superjardín (En danza, 2010), Superbóreos (Zorra/poesía, 2009), Matota (2009; La gota, 2010), Sonajero de misterio: los tomuer, (2009) -con Nicolás Cambon-, La Rusa -Matota II- (Singular, 2011), río raíz (Singular, 2012), Podría haber sido un haiku (Singular, 2014), Tocar de oído (2015), Estudios del Cambio (2017) y Aerolinda (La Gota, 2017).

Integra las siguientes antologías de poetas: Última poesía argentina (En danza, 2008), Felicidades también (18 poetas) (2005), Poemas con famosos (Ananga ranga, 2010), Palimpsesto-parrincesto, antología enfermiza (Ananga ranga, 2011), Hijo e pluma (Ananga ranga, 2014), La Plata Spoon River (Libros de la talita dorada, 2014), nº 1 Amor y n° 4 Plantas de la Colección “Prismática Argentina”(En danza, 2015 y 2017) y la Antología Federal de Poesía (Región Centro) del CFI (2018).


Participó del 24° Festival Internacional de Poesía, Rosario 2016.
Participa del Encuentro Nacional Itinerante de Escritores (ENIE), del cual coordinó la organización de la 6° edición en Gualeguaychú (2013) . Forma parte de las bandas Leda lid y Arboreal. Ha escrito letras para canciones de Juan Pablo Pérez y Cato Fandrich. Trabaja en escuelas secundarias como profesor de Lengua y literatura. Futbolista amateur.