25 abril, 2018

JURISPRUDENCIA

El que suscribe, Juez de Paz  
Dr Carlos Martín Pucheta
certifica que el presente libro 
destinado 
a Actas de Asamblea Permanente
perteneciendo a la Asociación Civil 
“La Barbarie” está compuesta 
de fojas indefinidas, no por eso sin sellar 
a “pulso ángel”
ni por lo mismo ser
un libro a ciencia cierta
de formato exterior consensuado
para el caso, y a partir 
de la primera (foja cero),
una a una sucesivas. En Río del Tigre Grande, 
según el guaraní Gualeguaychú a la postre, 
a los tres días de noviembre de dos mil diecisiete.

(Espacio para el sello y la firma)

No existe
la página en blanco. 
La sangre 
con letra entra.

22 diciembre, 2017

PLUSVALOR

se pierde poesía
en el trabajo 
del poema

uno sale y otra vez
en la búsqueda 
se espera

un distinto 
sostiene un mismo

revoluciones 
por hora, proletario
de lo eterno

motor a explosión
bujías de la idea
si explota 
se conserva

goza un mismo otro
un dios 
sin rostro

llama 
en llamas
la sombra
capital

y el poeta 
en su descanso
protege 

su cargo
ad honorem

28 octubre, 2017

acariciar como leer
braille. Tu cuerpo, luz
de los ciegos

26 octubre, 2017

EN TU SUAVE

te acaricio
como si esta palabra fuera a durar
como si esta circunstancia vibrara en la corriente de un mismo sueño, de un mismo dios
como si fuera a imantar mi cuerpo de memoria con el tuyo

como si solo consintiera la oda su reverso de elegía
y celebrara esta adyacencia con un grado inmediato de nostalgia

naciera de tus manos el indicio de un mundo completo
respirara en pequeñez bajo las uñas la idea de una luna más nueva

como si el mar naciera de sus veras
como si un país, de las fronteras que lo abisman, emanara
te acaricio

como si fuera guardar con detalle lo que pasa
como si fuera trasegar el zumo de la suma
construir con la presencia reciente una ausencia adecuada

precisos de ternura, exactos de espejismo apaciguado

como si fuera posible el poema
de estas cosas, de esta nostredad
como si un poema que canta no fuera traducción errante
como si fuera posible herrar con lo que erra

te acaricio

como si fuera a la vez acariciar silencio noche tenue luz
niebla nemoroso lloviznar

como si esa vocación de eternizar fuera apenas infundir lentitud
paciencia peligrosa

como si estas manos se sembraran de palabras en tu suave
como si un vocablo líquido subiera por los dedos
y en la uva de una imagen echara su raíz

como una obscenidad frente al dolor del mundo
como si solo sostuviera esta alegría como una blasfemia
te acaricio

en tu lento te acaricio
en tu suave

como si fuera posible escribir, pasar en claro el silencio que se pasa por alto
como si fuera a quedar este aire, esta herida transparencia entre nosotros
a la que solo una música diera momentánea cicatriz

como si ese temblor que te cruza
si ese tejido de ritmos, finos, veloces
te constelara un instante

como si fuera posible coser un quizá, un algo de amor con puntadas sin hilo
como si fuera posible recobrarte tardía al pie de la letra

te acaricio y estoy seguramente en ese punto en que el mito produce
el golpe de los dioses, el revés 
en abismo

como si no tuviera otra lumbre para hacer del desierto ocasión 
como si fuera posible este poema
siendo que no o que apenas o durante 
o que algo por el estilo en el límite

como si fuera posible cavar en la lengua otra lengua 
con esta cercanía, este aire

como si una alegría se tejiera con preguntas o silencios, se cantara con preguntas
como si el sol no fuera a estallar y con él hasta la muerte

te acaricio

16 septiembre, 2017

CLASE DE CANDOMBE

para Pablo Chacón


Nos acostumbran a ir todo el tiempo a tierra
a no bancar el golpe en el aire, del aire.
Aquel desde la ausencia presente 
fortalece la estructura y el sabor.

Nos machacan y machucan con cuadrados.
Nos llenan de hastío el tiempo,
el cuarto de hora.
Perdemos saber y sabor, 
vuelo a raíz, raíz de viento.
Perdemos empuje
sin el golpe lateral en mente.

Lo sabía el negro Platón: una dimensión 
política de la música. Da miedo 
decir política. Da miedo el futuro 
de estas semillas de pólvora
el pulso de este embrión.

La corrupción comenzó por el oído.
Por negar la versura del tambor.
Todo jactarse es jactarse de sordos.

Aremos 
el campo de la escucha. 
Arritmar 
para el mutuo fortalecer
en la exigencia. 
Arrimar al fuego el vacío
que nos cose 
que nos cuece.
Haremos
armaremos
pelea al bailar.

Toda la visión de una clave, fuego y vacío,
de un matema, de una breve revolución sonora.
La vida que invoca ese pequeño imán,
esa chispa lunescente.

Nos acostumbran al golpe que desmaya,
no al que recobra el sentido.

Biobiblio

Martín Pucheta (Gualeguaychú, 1981) publicó Superjardín (En danza, 2010), Superbóreos (Zorra/poesía, 2009), Matota (2009; La gota, 2010), Sonajero de misterio: los tomuer, (2009) -con Nicolás Cambon-, La Rusa -Matota II- (Singular, 2011), río raíz (Singular, 2012), Podría haber sido un haiku (Singular, 2014), Tocar de oído (2015), Estudios del Cambio (2017) y Aerolinda (La Gota, 2017).

Integra las siguientes antologías de poetas: Última poesía argentina (En danza, 2008), Felicidades también (18 poetas) (2005), Poemas con famosos (Ananga ranga, 2010), Palimpsesto-parrincesto, antología enfermiza (Ananga ranga, 2011), Hijo e pluma (Ananga ranga, 2014), La Plata Spoon River (Libros de la talita dorada, 2014), nº 1 Amor y n° 4 Plantas de la Colección “Prismática Argentina”(En danza, 2015 y 2017) y la Antología Federal de Poesía (Región Centro) del CFI (2018).


Participó del 24° Festival Internacional de Poesía, Rosario 2016.
Participa del Encuentro Nacional Itinerante de Escritores (ENIE), del cual coordinó la organización de la 6° edición en Gualeguaychú (2013) . Forma parte de las bandas Leda lid y Arboreal. Ha escrito letras para canciones de Juan Pablo Pérez y Cato Fandrich. Trabaja en escuelas secundarias como profesor de Lengua y literatura. Futbolista amateur.