28 diciembre, 2016

Por más que nos amamos no

Por más que nos amamos no 
podemos vivir. En el cuerpo
encarnaron los axiomas del miedo,
brotaron como insectos
al primer calor. Ya no estamos a la altura
del comienzo. Tenemos que cuidarnos
con verbos de distancia 
como orear, animarnos a la forma 
de la palabra irreconocible.

DONDE NADIE

cadenas que noS atan cadenas de información cadenas de carbono de cuantos cadenas de fisión de la ficción
cadenas desencadenadas en su sentido lineal cadenas libres, libradas a su propia reproducción libertades que excluyen libertades
cadenas de cálculo eficiente para mayor azar para menor justicia cadenas de lógica eficaz para mayor locura para menor amor cadenas de infinito para menor finito
maldito Marx maldito Freud cadenas de malditos maldito el que te cuenta la maldición maldita la profética preservación del poeta maldito el que te quema con la verdad con la pasión maldita conservación de la conversación del chat de Marx del mail de Freud
cadenas de lenguas palabras que evolucionan por la ley del menor esfuerzo lengua con motor de trabalenguas
cadenas de nombres de registros de nombres para una sociedad anónima cadenas de seudónimos para un dios anónimo cadenas de oración
cadenas que no suenan a cadenas que se oyen como paciencias que se oyen como caireles de pasista
cadenas y de ellas no se habla hablados por ellas callados por ellas
cadenas que nos hacen repetir al pensar que se inventa cadenas que empantanan cuando se cree salir pies hinchados que se creen pies ligeros
cadenas donde nadie está presente nunca aunque se diga lo mismo lo contrario

26 diciembre, 2016

ISLA LIBERTAD

I

Tras la creciente el caballo en la copa.

- ¿De dónde viene?
- ¿De dónde, qué?
- ¿No sentís?

(Deja un blanco que dice la demora.)

De lo alto,
la enramada empalma y vela.

Se descompone. Y pesa más
el día. Descompone.

Piden lluvia y viento para lavar su carne.
Carancheen la jaula de los huesos, el nido de su cráneo
con los pájaros volados. Los alunen.

Ofrenda del río al dios en las manos del árbol.
Residuo de la fe pudriéndose al sol sobre estas cabezas.
Resina de sangre como cera a la raíz,
coagulada luz en vela.

Alimento, historia. Caliz enterrado
que da pie
con el agua a ras del cielo.

Si cae mal, el estómago repite.
Hay que enjuagarse la boca
para volver a hablar.

TARDEBUENA

juega con dos perros en la orilla
junta arena que relamen las olas
siguen sus manos en el agua apenas
las orejas y el gesto ágil
disfruta del dominio y se demora en morisquetas y ademanes
suelta el puñado y saltan a mascar
exageran la alegría de mojarse por completo
y de comer lo que no pueden comer
hay un punto en que la diáspora tornasola
como si abriera la ocasión de una memoria aun no imaginada
y la vida no es
más acá ni más allá, es ahí
ni en más hondo ni en más alto
y se encuentra quizá como él
y se inventa para estar
mientras el padre de a ratos lo mira
y escribe
un puñado de palabras que otros ojos redescubren
en claro movimiento
en un luego que ya es
salto que nos suelta y nos entrega
al racimo de otro tiempo

24 noviembre, 2016

ESTE AMOR QUE NO CESA DE ESCRIBIRSE

Este amor que no cesa de escribirse
tiene diosa inminente en su presencia.
En ese no fijarse alguna esencia
está la permanencia de un decirse.

Persiste lo que hallamos en el irse.
¿Qué allá de vos se vuelve en mí querencia
y torna tu mirada mi experiencia?
Nos fija aquello que no deja asirse.

¿Qué lejanía entre nosotros crece
si es un ciego horizonte el que nos labra?
¿Qué tiempo de paisaje es el que mece

y otorga que la vida se nos abra?
La muerte sueña con su fuga, ofrece
su espejo de secreto en la palabra.

01 noviembre, 2016

CORTE

en esas coincidencias de paisaje y de palabra
en ese confluir a la distancia brujamente
en ese sin querer
queriéndonos que rasga
la malla rutinaria porque pasa en el poema
salvo que de fondo están todas las palabras
como el mar que da cielo a la isla
la belleza en desnivel, melodía de relieve
jerarquías de armonía y proporción
coro que le brinda el horizonte
coliseo que amplifica en transparencia,
en esas simpatías se remarca, se da tiempo
un deseo que se afirma en la aventura
ah, divino diablo del lenguaje
alegría angustiosa del salto
un hechizo en los ojos del otro
en tejidas vibraciones las piedras y los árboles
agua viva en el goce del ensueño
porque te quema el que sufre es nuestro cuerpo
y esta tierra y no hay más que escribir
del ahora del amar que nos ahonda
y nos enisla y nos regresa niños
relatarnos la gracia con exégesis paródica
la liturgia del juego de palabras
para dejar un cabo a la política
de la lírica a la épica por un mismo agujero
de fondo los eléctricos arpegios, las chicharras
que machacan primero su bordona
para soltar enseguida su 
aguda psicodelia continua
y eso tienta la unidad de la noche
amar se afirma como amar en las palabras
tocan un ser que esperamos sin estar preparados
es creer a las risas con sentido trágico
una broma como antorcha en los labios
una cuerda, el hilo de una estrella en la raíz del pecho
se nos da una distancia en la que crecen las palabras
contemplando, 
nuestros ojos son los polos de un campo de fuerza
amar es elegir una escucha peligrosa
el caos revolviéndose de vida
amar elige el destino que se canta

que se calla


pide que se borre el nombre
amar se hace ruido a sí
los templos sucesivos son sin fin 
sin la última palabra
la música y la risa son aún el límite al sentido
disponerse al imposible que nos hace 
dar forma, venir, y fijarse a la frontera 
donde una pregunta adecuada curve sobre sí la enumeración

17 septiembre, 2016

EXUVIA

Retirado el ser vibrante 
deja muda, 
la forma de su vida ya vacía da reparo 
a una vida más pequeña,
la luciérnaga en la lluvia,
o a una más fluida, para el aire
instrumento de una nota 
más a límite del aura o baja voz,
filamento del silbido.

El cuerpo apasionado da
lugar, se fue, al desvío,
a esta diferencia.

16 agosto, 2016

EL POEMA ES, CON SUERTE, EL LUGAR

el poema es, con suerte, el lugar 
donde más intensa, cierta,
y luego 
embuda el olvido en el fin 
del sueño, mente, 
así de aislado 
e íntimo, se hace que,

donde más material ideal,
descampado del rayo,
ojo o aguacielo en que alucina,
vidrio o piedra, 
el sol, se hace que,
donde más realy su ser 
de nombre relativo, donde
más sentido y sin 
conserva, pro, y aumenta,  
respiradero de verdad,
de sus pieles, 
la hendidura,
se hace
que 
ni

bien ejercida huye, que

brilla por ausencia

17 julio, 2016

DEJENMÉ EN LA BIBLIOTECA, POR FAVOR

Si ya no puedo responder a la demanda, 
si me ven moribundo o apagado,
no me dejen en la puerta del sanatorio,
dejenmé en la biblioteca, por favor.

Si ya se están por no reír y por asquear,
si el empacho se les sube a la cabeza,
¡tráiganle,
tráigan el centímetro a la abuela y que los mida!
¡Tráiganle!, y la abuela les eructa el fantasma,
¡tráigan al centímetro una abuela!

Me pasó con la linda Štěpánka. 
Nos levantamos y me dijo "¿por qué 
no nos casamos, si nos llevamos así?"
" 'tás loca", me salió y sorbí con ruido el té. 
Salimos en remís y me dejó
en el “Mañasco”. Algún mensaje 
más intercambiamos a distancia
pero ya no nos vimos. Como a veces 
pasa, despertamos del otro.

Lo cuento porque siempre agrego, 
o saco una palabra, o rebajo con sentido
del mal lo que llaman lo poético
como si fuera la vacuna
de esa cepa, en este invierno.


Aunque la rabia o la vergüenza les gane,
solo escuchen mi última palabra: 
"biblioteca,
biblioteca…"

Es ahí, en el extremo me centro 
para buscar o esperar. O patear
con el Luis en el rincón para niños
donde hay alfombra para el vuelo.
Entre los libros el muerto
se le ríe al degollado.


Así que a contrazar diría,
aunque el antojo final es del tiempo:
si ya cuelga mi ángel del suero,
si mi sombra ya mancha mi sangre,
no me dejen al umbral del sanatorio, 
dejenmé en Camila Nievas, por favor.

Arrojenmé entre los libros
apedréenme con libros
emparédenme con libros
tápenme con libros
quémenme sin otro
contexto que el texto,
consexualícenme,
líbrenme así, a mi libro albedrío,
arrojenmé por un túnel de vocales,
silbando bajo por los poros
erógeno de hormigas,
soltando como esporas 
la nieve de los puntos suspensivos.

Me pasó con la linda Štěpánka.
Caer en tentaciones
que me habitan con su hábito.

Si ya no puedo responder a la demanda,
traigan un centímetro, una abuela y escuchen:

"biblioteca,
campito-biblioteca…"

30 mayo, 2016

SE AMAN: SE NOMBRAN

Si lo nombra se oye el mar en sus letras.
Si la nombra vibra el viento en las ramas de su nombre.
(Agua de luna que tiembla.)

Se aman: se nombran 
y el mundo se les habla en el cuerpo,
se siembran uno a otro su silencio 
para que una misma música los funda
a raíz del mismo viento.

Se aman: se suman,
cada acto cotidiano participa 
del secreto. Hacen 
del presente puntualidad, 
rito.

Se aman: se dicen

de verdad como locos,
desbordados de mentira,
y la alegría es un vértigo alto.

Frente a frente,
nombre a nombre,

se marcan 
de agua en los ojos.

Se siembran uno a otro su sombra
para que una misma muerte los viva
a raíz de un mismo sol.

La palabra se abre espacio, se abre tiempo 
por ellos, entre ellos, pasa
como un rayo en la tormenta de la historia.


Un grito celebra el misterio.
Y algo asciende.

31 enero, 2016

TRES AFORISMOS

La poesía funda lo permanente 
porque es el reino de lo efímero.

La poesía sopla donde hiere.

La poesía  
es o no es.

28 enero, 2016

ODIO AL REVÉS

Aprovecho la energía del odio,
la implosión de un grito que vuelve
la boca un oído 
-o el grito que abre oídos en el muro-
para escribir lo que en otro 
tiempo, en otra 
parte 
potencie amor.

Creación, quiero decir.

23 enero, 2016

LEIBNIZ

Ella sueña pesadillas.

Camina en la luz aliviada,
sonriente en su secreto.

Hacer el tiempo es poder,
avanzar descalza.

(Palabra viva,
llama a reescribir.)

Camina o se detiene
ante el fuego o el agua.

Arena tocada por el mar. 
Trébol del patio 
con ramas que dan sombra
o filtran luz.

Así.
Que anochezca.

CHUPANAFTA

Como quien se sienta a matear después del trabajo,
o de regar el piso del galpón vacío, 
se sentaba Chupanafta, el soldador, 
en la puerta del fondo, con el fuego 
de la autógena en la frente aún, con el perro 
a los pies y la cortina de sauces,
con la carrocería del Ford T repleta de repuestos viejos que el óxido unifica,
y humedecía un trapo sucio con nafta de lavar
y aspiraba profundo 
como si eso le ayudara a mirar atardecer.

05 enero, 2016

ESTE SOL EN PALABRAS

río de aire, viento estrellado
los peces en la piel estallan 

besado por tu cielo amanece mi cuerpo
ríes o vas entre las aguas o las ramas

crece tu presencia, crece tu oquedad
en quietud o movimiento el tiempo es viaje
desde vos el mundo es mundo
tu boca en mi oído es una brújula suave

me voy de soledad a renombrar en cantos 
para arder sin calcinarme de tu ser
me voy de cierto

amarte es repartir el fuego en luz
para que llegue al deseo 
vegetal de las cosas

amarte es repartir este sol en palabras

Biobiblio

Martín Pucheta (Gualeguaychú, 1981) publicó Superjardín (En danza, 2010), Superbóreos (Zorra/poesía, 2009), Matota (2009; La gota, 2010), Sonajero de misterio: los tomuer, (2009) -con Nicolás Cambon-, La Rusa -Matota II- (Singular, 2011), río raíz (Singular, 2012), Podría haber sido un haiku (Singular, 2014), Tocar de oído (2015), Estudios del Cambio (2017) y Aerolinda (La Gota, 2017).

Integra las siguientes antologías de poetas: Última poesía argentina (En danza, 2008), Felicidades también (18 poetas) (2005), Poemas con famosos (Ananga ranga, 2010), Palimpsesto-parrincesto, antología enfermiza (Ananga ranga, 2011), Hijo e pluma (Ananga ranga, 2014), La Plata Spoon River (Libros de la talita dorada, 2014) y, de la Colección “Prismática Argentina”, nº 1 Amor y n° 4 Plantas (En danza, 2015 y 2017).

Participó del 24° Festival Internacional de Poesía, Rosario 2016.
Participa del Encuentro Nacional Itinerante de Escritores (ENIE), del cual coordinao la organización de la 6° edición en Gualeguaychú (2013) . Forma parte de las bandas Leda lid y Arboreal. Ha escrito letras para canciones de Juan Pablo Pérez y Cato Fandrich. Trabaja en escuelas secundarias como profesor de Lengua y literatura.