12 noviembre, 2014

LAS PALABRAS Y LAS MOSCAS

Mientras leo una antología de la dinastía T'ang
va y viene una mosca alborotada,
alcanzo el repasador desde la silla 
y lo dejo a mi alcance, 
releo un poema de Meng Hao-Jan, esta vez
moviendo apenas mis labios, además de zumbar
la mosca golpetea contra la mesa, da luego en la pared
pasando a la desesperación, me paro
para correr la cortina de la ventana.
“La primavera no solo trae flores”,
me digo. Ya con los dedos en la tela 
decido volver a mi lugar y anotar en un papel
la anécdota sin cambiar nada. 
Cuando quiero acordar
la mosca ya no se oye, y empiezo
el poema de la página siguiente.
Sé que más tarde volveré
a revisar estas palabras.

(de Podría haber sido un haiku)

09 noviembre, 2014

VALBÉ

El paraíso balbucea con el viento
se hace a la idea de una mente de luz.

El humo de los pastizales en mis ojos los ojos de los pájaros
el vidrear suspendido de esas voces.

Entra a mi sueño un aguacil y me despierta
mis padres ya duermen y salgo del cuarto.

El paraíso del fondo es un ángel paciente
en el infierno de la siesta el equilibrio del verde.

En sus ramas me espero de niño
una bolillita hacia la luna del corazón.

Desde ese paraíso se chista un cariño
una música al ras del silencio.

Desde ese paraíso el paisaje es la forma en que me envuelves
mirar o mirarte: una ceremonia transparente.

Desde ese niño te quiero con más tiempo
Desde ese niño en el árbol esta vida se encauza
se descubre canción.

(de Podría haber sido un haiku)



ABASTO

Nos robaron el estéreo del auto. Trabajaron
con tranquilidad. Partieron
el vidrio y adentro fueron, son,
prolijos, sin dañar
los cables, sin dañar
el tablero.

Trabajarían siempre así. Cerca
esta propiedad. Parten
mal
porque antes parti
mos
mal
o mantene
mos
el partido, la matanza.

Ahoga el afuera. No el desierto
sino el basural, carcome, reproduce
el hígado del Cáucaso y el buitre
que lo come,
car.

No avisemos na
da. El día
que no haya policías
nadie robará, el día
que no haya
más revólveres, más
que re
volver.

La última iluminación
la única a veces
en el basural: la bala.
La única afinación
la sexta en re.

¿Qué parte tengo yo en el partido
de la paz blindada? ¿Qué pito
toco en el arma que cuida
el partido inicial, el re
partido? ¿Cuándo lancé el boomerang
que ahora me-nos da en la nuca?
¿Sólo al elegir un partido
puedo hablar en nosotros?
¿Cuándo decimos realmente nos
cuándo realmente yo?
¿En qué nota canto al hablar?

¿Cuándo di la espalda? ¿Cuándo entré
en la huella de un duelo en el que
hay que girar a tiempo?

Rompieron el vidrio,
pero adentro
dejaron prendida la luz.

(de Podría haber sido un haiku)

08 noviembre, 2014

ALEJANDRÍA

No hace falta quemar Alejandría
si ya fueron quemadas las cabezas.
Alegres los que brillan sin quemarse
porque podrán donar la luz donada;
pacientes en la noche del desprecio,
del lujo y las marcas que te marcan,
avanzan con la luz bajo la lengua
en un amor sin Dios, amor sin fe,
y en la risa exhumada de su cráneo
latirá un gesto de silencio sabio.

(de Podría haber sido un haiku)

01 septiembre, 2014

S = k log W

A Ilya Prigogine
En la tumba de Boltzmann fue grabada
la ecuación que describe la entropía
creadora, que en su tiempo no valía
y es ahora una fórmula cantada.
No por irreversible se degrada
el tiempo: crece el día, día a día.
Escribir es cifrar lo que varía,
la luz de una conciencia hacia la nada.
Quizás en el final del universo
será el edén, el claro paraíso
un último acto, un último reverso.
Quizás de la conciencia quede un viso,
y mi vida a través de un solo verso
suba al canto del tiempo que se hizo.



(de Podría haber sido un haiku)

                                                         



28 abril, 2014

SALA VELATORIA

Yo no hubiera visto yendo en auto, tampoco a pie:
la bicicleta es ideal para esta suerte
de mirada, de ráfaga visual con carga eléctrica intuitiva;

se impregna más la imagen de sentido, de sueño racional 
en esa fuga suave,
como si en ese tempo la visión se me quedara 

más honda, más vivida.

Pasé recién por la de calle Montevideo y vi
la cartelera en blanco,
raro debe ser

el día en que nadie muere
como que algo ‘tá trabado
como que el clima no ayudó al sano
ciclo y vi
por el vidrio de una puerta
la espalda, celeste

la camisa del "encargado" ¿se dice
así? ¿encargado? ¿y cada palabra así

preguntándose
a sí? en postura de mateada. Uno más 

seguramente había, si uno está
solo es común -aunque tal vez la tele, ojo-
que en un cuarto con ventana se ubique
de mirar hacia exterior. 


Pero sentí que esa espalda
ya miraba y le decía
a la mía levemente
inclinada como ella por la bici:

a veces esperamos que alguien muera
para tener compañía.


(de Podría haber sido un haiku)

08 abril, 2014

ALUMNOS CON BIGOTE

Seguramente algo absurdo anoté porque al girar
mis alumnos lucían bigote. 
También a las mujeres floreció mostacho.
Me hice el inocente como pude. La verdad,
traje a colación aquel decreto de Pascual
en 1836: obligó al bigote a todos
sus soldados, como cuenta Schvartzman*,
-con fuente a la vista-, desde el jefe
hasta el último orejón.

Pensaba (es un decir) si soy a veces
el Pascual de mis alumnos al pedir
sea subrayada cierta línea en el rostro del poema
que a ellos no les queda, realmente, en la carilla.

Sea tal vez el ridículo una ayuda
memoria de lo bello, como lo es el horror.
Una forma de centrar la atención
desde la sombra.

(de Podría haber sido un haiku)

* Pablo Schvartzman, Entre Ríos en anécdotas, El Miércoles, 2006, página 40. Ahí se cuenta que en 1836, el gobernador Pascual Echagüe dispuso por decreto el uso obligatorio de bigote para todos "los señores jefes y oficiales..."

Biobiblio

Martín Pucheta (Gualeguaychú, 1981) publicó Superjardín (En danza, 2010), Superbóreos (Zorra/poesía, 2009), Matota (2009; La gota, 2010), Sonajero de misterio: los tomuer, (2009) -con Nicolás Cambon-, La Rusa -Matota II- (Singular, 2011), río raíz (Singular, 2012), Podría haber sido un haiku (Singular, 2014), Tocar de oído (2015) y Estudios del Cambio (2017).

Integra las siguientes antologías de poetas: Última poesía argentina (En danza, 2008), Felicidades también (18 poetas) (2005), Poemas con famosos (Ananga ranga, 2010), Palimpsesto-parrincesto, antología enfermiza (Ananga ranga, 2011), Hijo e pluma (Ananga ranga, 2014), La Plata Spoon River (Libros de la talita dorada, 2014) y, de la Colección “Prismática Argentina”, nº 1 Amor y n° 4 Plantas (En danza, 2015 y 2017).

Participó del 24° Festival Internacional de Poesía, Rosario 2016.
Participa del Encuentro Nacional Itinerante de Escritores (ENIE), del cual coordinao la organización de la 6° edición en Gualeguaychú (2013) . Forma parte de las bandas Leda lid y Arboreal. Ha escrito letras para canciones de Juan Pablo Pérez y Cato Fandrich. Trabaja en escuelas secundarias como profesor de Lengua y literatura. Forma parte del colectivo Espacio Delta.