30 mayo, 2015

OCELO

para Gastón Sibila

Los ojos del poema multiplican tus ojos.
El ojo de ojos
a la hora de la reina en el cenit.


Cría tus poetas y verás 
lo que hay de nuevo en lo que hay, de otro,
lo que de infierno tiene la paz,
lo que de ruido el paraíso tiene.

Cría ojos y te sacarán los cuervos.

29 mayo, 2015

LO QUE EL MUERTO SE MORÍA POR HACER

Un muerto ni bien muere siempre hace
lo que nunca se animaba y se moría por hacer


Cuántos tan vivos recién al morir
la luna del sentido brilla con el sol
del sinsentido


Cómo aviva nuestra vida la muerte
un géiser que estalla


Si lo vieran en su infierno a gusto al santo ahora
como chancho en su chiquero
repasando la carne, 
los cañones traspirados con su lengua 
humeante el ser cenado
cercenado en sobremesa
con el cráneo del azar batiendo ojos
sonajero rebatiña en cada ver
cadavérico


Dinamitado de vida a la carga el muerto
Cabral heroico, Cabral cabrío


Corazón con taquicardia de aves
línea de pólvora la línea de la sangre

No puede con su genio y hace arco en los cables
la luz del pueblo tiembla a iones de gorrión
eclipse intermitente, centrifuga
el sinsentido los sentidos
radiación solar en los huesos lunares


Delirio que nos ciega en la maciega del fuego
y abre los ojos, carcajadas en la piel

Fuerza de lenguaje
que hace estallar los retratos

16 mayo, 2015

LUPA

I

El aumento de lo breve
una lupa, un haiku
a la luz sobre el poema
quema
palabras secas.


II

Aumento visual
del silencio, los ojos
del poema.


III

Oír
la vida de las cosas,
las palabras
de una palabra.


IV

Oír el poema en voz baja
el oleaje del caracol

En la harmonía

de la flor y del insecto
el ruido de la historia


V

Abre el vuelo
tus ojos
de raíz.


VI

Parpadeos de pájaro en la lluvia,
el horizonte abre su pecho.
Un acuario de flores
el cuerpo infinito del cielo.



VII

Atardece.
Ahí en el horizonte,
la dehiscencia
libera estrellas.

12 mayo, 2015

TOCAR DE OÍDO

Que yo no necesite llegar hasta allí,
pasar a otro paisaje por la herida.
Que me baste para ser el ver venir
en diálogo de vientos. Ojo de alba.

Es verdad que hay encuentros
que dan 
a la conciencia sus patrones,
alguna vez bailar y saludar entre las llamas.

¿Será tocar de oído el misterio poesía?
Vacío intenso en que el verbo reverbera 
como edénico destello de las cosas.

Tras ir, quedarse siempre y percibir 
un aire de familia en el silencio, 
armonía de adyacer en medio siempre. 

Que yo no necesite responder demasiado.
Elegir las preguntas que me ayudan,
elegir el anzuelo candente.

Que ser paciente sea ser sensible intensamente.
Que ser paciente sea recibir intensamente.

Me agrada el pescador, su proporción, su aura.
Mientras aguarda el pique telegráfico
contempla y oye las distancias y los mundos.

Que yo no necesite para serme más vital
otra cosa que sentir el caracol de su tiempo.

Biobiblio

Martín Pucheta (Gualeguaychú, 1981) publicó Superjardín (En danza, 2010), Superbóreos (Zorra/poesía, 2009), Matota (2009; La gota, 2010), Sonajero de misterio: los tomuer, (2009) -con Nicolás Cambon-, La Rusa -Matota II- (Singular, 2011), río raíz (Singular, 2012), Podría haber sido un haiku (Singular, 2014), Tocar de oído (2015) y Estudios del Cambio (2017).

Integra las siguientes antologías de poetas: Última poesía argentina (En danza, 2008), Felicidades también (18 poetas) (2005), Poemas con famosos (Ananga ranga, 2010), Palimpsesto-parrincesto, antología enfermiza (Ananga ranga, 2011), Hijo e pluma (Ananga ranga, 2014), La Plata Spoon River (Libros de la talita dorada, 2014) y, de la Colección “Prismática Argentina”, nº 1 Amor y n° 4 Plantas (En danza, 2015 y 2017).

Participó del 24° Festival Internacional de Poesía, Rosario 2016.
Participa del Encuentro Nacional Itinerante de Escritores (ENIE), del cual coordinao la organización de la 6° edición en Gualeguaychú (2013) . Forma parte de las bandas Leda lid y Arboreal. Ha escrito letras para canciones de Juan Pablo Pérez y Cato Fandrich. Trabaja en escuelas secundarias como profesor de Lengua y literatura. Forma parte del colectivo Espacio Delta.