05 noviembre, 2013

ESCUELA EN CONSTRUCCIÓN

Retumban los golpes de un ala 
en la otra. Clase 
al son de los obreros. El pizarrón 
a lo perro se sacude el polvo 
de tiza. Cardiogramática 
la escritura de los alumnos.
Todas las letras son pe de pronto
son ele de relámpago, 
son efe. Las biromes
pródigas en acentos repentinos
en hipos tónicos. El profesor enloquece
empezando por los pelos
y los alumnos se convierten en ranas, se repliegan 
en su música interior, se acaracolan 
en su mar anfibio, en su cumbia anura
para no escuchar
y  saltar 
al ritmo del trabajo, el corazón,
y reír silencio por la piel babosa.

La locura lo vuelve piedra

como si hubiera visto a Medusa:
una estatua para la escuela nueva.


(de Podría haber sido un haiku)

16 octubre, 2013

PIEDRA

Entre el polvo y las grietas sin tregua
hay una piedra que llama
desde su centro.
Hay un vástago de luz
en el centro de la piedra
como metido a gritos.
La piedra quiere
un gesto tremendo que la levante,
un músculo contráctil
y el viento en puño
que la despeje
para volver la tierra estrellada
a golpes caídos
como lluvia de martillazos.

Un rostro fiero,
una mano áspera,
cuando se abren o se parten,
pueden dejar
como un eco de magia,
cubierto de polvo leve,
un corazón de aire
respirando
para que alguien lo levante.


                                            (inédito, 2003)

09 octubre, 2013

PODRÍA HABER SIDO UN HAIKU

Necesito hacerte un dibujo para explicarte lo que pasó.
No te asustes, te aclaro que pasó según aquella
definición del humor de Kant.

Estas paralelas son la avenida.
Acá en la derecha, la puerta del taller
donde entré con el mío,
bien enfrente había otro, paradito.

Podría haber pasado de todo
a partir de la casi
nada que pasó
desde roturas materiales menores
hasta mayores con graves lesiones o muerte
de alguien, de algunos.

Y a partir de eso tanto hubiera cambiado, por lo menos
largo tiempo, sobre todo con un muerto o lisiado a cuestas.
Seguro, abogado, taller, hospital, la culpa.
Porque mentira que es lo mismo
sino te pasa a vos.
Quedó todo en el nóumeno por suerte.

Bajé confiado en la planicie del galpón intuida a priori
¿qué pasó con mi estética trascendental?
Bajé sin dejarlo en cambio.
Vengo hacerle alineación y balanceo, dije suelto.
Y el tipo, con la nariz de índice: Ahí se te va el auto.

Y mi Fiat blanco iba, en reversa solito, cruzando la avenida.
Fiat blanco en soledad reversa
cruzando
solito la avenida

y justo nadie
y justo porque levemente dirección virada apenas
esquivó el de bien enfrente, el paradito.

A veces no pasa nada
pero quiero contarte cómo
no pasa nada.
Porque la nada puede ser increíble.
Podría haber sido un haiku:

Mi coche solo
cruzando la avenida
justo sin nadie.

Generalmente, si pasa en grande, o en notorio, así sea en pequeño
más o menos épico o lírico, según deseo
superromántico, politerario desde
batallas o catástrofes
a ráfagas contemplativas, escribimos
buscando sonar, pluridecir, saber.

Y luego sí, alineación y balanceo. Así
como levantan el auto para mirar el tren
levantamos el poema en voz alta para ver
cómo tiembla lo que tiene que temblar
cómo suena lo que tiene que sonar
y lo que no, qué debe
quedar firme
para que el verso o el auto
viaje serenito y célere por los caminos del mundo.

Y agregó el de la nariz bajo el auto ya en alto
mientras aún me agarraba la cabeza, mirá
antes de alinear y balancear te conviene
cambiar los precaps y esta rótula,
la del lado del conductor,
que no se tiene que mover así.

10 agosto, 2013

A SU VERA

A su vera el tiempo enciende, corazón un sol
que el vacío no quema.

A su vera el odio es distancia
que el amor se da
para volver.


A su vera el ver candece
en la noche, 
en la niebla
los ojos de un gato.

En efímeras monedas
se ahorra, se roba eternidad
para la sombra.


(de Podría haber sido un haiku)

20 julio, 2013

GRAVEDAD

No sé si por hablar de Galileo buscó la hondonada
mi termo en la mesa, 
el desliz para inclinarse, 

o la torre de Pizza en mimosa
parodia a escala
se cebó con 
ese ejemplo
de cortesía. E
ntre lo distante, entre
lo grande y lo pequeño
es mayor la gravedad
de las palabras.


(de Podría haber sido un haiku)








07 julio, 2013

ALBERTO NÉSTOR LANCON*

Se podía evitar 
mi muerte. Lastima
morir así, remuere
la confianza. Era grande ya
pero oí el grito en todas
las edades. Los rostros
dejaron el pavor
en la corriente un sello frío
quemando la frente.

Las aguas subieron de golpe
a sobrenido y la vida
no dio pie donde ayer daba pasos
cotidianos. Se volvieron
los autos, las casas
trampas ciegas,
aciagas.

Quise sostener el aire y despertar
algún dormido
instinto que ilumine mi respiración,
creí volver a cierto
tibio mutismo
maternal, a cierta
branquial paciencia
como si un suave atajo entre la vida
y el sueño se abriera.

Ahí sentí: me iba y el agua
me dejaba bajo tierra y de ahora
en más mi voz
quedaría en un apenas de silencio
en un casi de latido
ya sin corazón
                en el temblor
de un último manotazo
salpicando las palabras
y todos los sentidos.




* Poema que integra la antología La Plata Spoon River, en homenaje a las víctimas de la inundación ocurrida en La Plata el 2 de abril de 2013.

http://tiempo.infonews.com/2014/04/02/cultura-121759-setenta-y-siete-poetas-en-la-piel-de-las-victimas-de-la-inundacion.php

http://www.lanacion.com.ar/1677432-a-un-ano-de-la-inundacion-en-la-plata-un-libro-de-poesia-homenajea-a-las-victimas

30 junio, 2013

BLEW (En los '90)

Para Leda Lid

Poníamos al taco la primera del Bleach
y tarareando como un canto marcial
ese riff de cuco gordito
íbamos en busca del asfalto más nocturno
para estrellar botellas
y el brillante estallido era el súmmum 
de la alegría. En el fondo
se trataba de correr a la par
bajo la luz de las astillas. 

Eran bautismos de fuego. Con muy poco 
ejercitábamos el lazo en el vértigo.

Se estrellaban los ojos
y esos vidrios 
constelados
iluminan todavía nuestra errancia

nos reúnen a lo lejos 
en la misma fuga.

(de Podría haber sido un haiku)

03 mayo, 2013

LAS LUCES DE LA PLAZA


Está claro todavía pero ya las encienden
y no es de golpe,
 más bien un madurar y marchitar.

En ese lapso "inútil" armonizan
con el cielo y con las ramas

cuando no son aún de iluminar 
sino que son de ver.

Es ese piel damasco del principio 
que se pierde en un después naranja.

En esa brevedad la plaza

mirándola te deja,
como si fuera intuir 
su tejido sutil, musical,
y el que escuchara, horizonte allá,
filigrana de grillos dorados,
soñara con el cuadro de esta hora, de este aquí

como si fuera eternecer con ella en aire.


(de Podría haber sido un haiku)

09 marzo, 2013

CARNICERÍA

Imaginate, les decía el Checo, yo justo entré,
para nosotros se muere una persona
pero a él se le muere una parte,
mientras pasaba por la sierra un costillar.
Imaginate -o vos calculá, pudo decir-
el amor es una hipoteca.

Yo, calladito:
ni “mu” del andrógino,
ni “mu” de Filemón y Baucis
rumiando a la vez precios y palabras.

- ¿Vacío o costilla, socio?
- Costilla.

Pagué y me fui
con mi parte a casa.


(de Podría haber sido un haiku)

02 marzo, 2013

TORITO

Una senda desierta del largo del deseo. 
Alegría rodante en el corsódromo libre.
A envión de susto, corazón en la garganta,
y a ráfagas de riesgo
bicivilizan la energía enana loca,
gurisito devenir que devana suavidad.


Da pasos hace poco el Fausto y va
de punta a punta,
agacha un poco la cabeza, a lo torito,
como buscando aerodinámica de ave,
mientras tienta con su foto
en la tribuna vacía.
Sordo de carteles, ciego de flash el paisaje.
Las bicis y los kartings lo esquivan,
la de patines se abre en V
para que siga en su inercia.

Y después se canta solo, del sueño,
se tararea una hamaca de aes el gordito a upa.
Y yo, también cansado me pregunto sin cantar si,
cuando vaya a dormir la infinita, en bostezos
de arrorró mi muerte, de noni arrorró mi sien,
jugaré con la noche del fin como si fuera una más,
si habrá ganado en canto mi pregunta
de regreso, en ese límite.


(de Podría haber sido un haiku)

21 enero, 2013

DE LO ALTO VINIERON


1° de Mayo de 1921, Plaza San Martín

De lo alto vinieron los disparos.
El fuego lo escupió la Catedral.
El fuego fino.
Y no sonaron las campanas,
sonó el Negro
y cuántos más. El Negro Silva.

Como el agua corriente escaseaba el cura
dejó servida la bendita a los nenes de Carlés
que subieron temprano.
-al que madruga, Él lo ayuda-.

Otra vez
el disparo tras la cruz
el caño
asomado por la herida.


Le volaron el mate al Negro,
y al aire se sumó el sombrero
como un pájaro alocado
al que le arrasan su árbol.


Al Negro Silva y al Cele Iglesias.
-justo iglesias se venía a llamar-.
Y a cuántos más.
-parece no animarse a ser pregunta-.


¿De dónde, el disparo?
Otra vez desde arriba.
Del “perdona, no saben…”
lo que no perdonó.

Estiró Tomás la herida
y el caño encontró su ojo
para apuntar.
La bala encarnada
en el Verbo.

¿De dónde? 


Otra vez el disparo, de la cruz.
Los patoteros del Mulato
desde arriba
a separar lo de abajo.


Y Silva sonó, como una campana
de 
silencio negro,
y el badajo infinito de la bala
caliente en el cerebro;
no se puede pensar
una idea tan rápido.


Le volaron el mate y el sombrero.
¿Y al Celedonio qué?
Dos escarapelas
de sangre
en el estómago
le descolgaron el corazón.

Y a cuántos más.

Huelga recordar
que el tiempo repite
huelga.


Como tantas veces el disparo
desde allá
de la herida a la herida
del muerto al muerto,
por nacer.

07 enero, 2013

BOMBILLA

Una lámpara eléctrica, digo, 
porque bombilla da risa y la palabra
al margen 
la usamos
más en casa hoy,
posee
un rulito 
metálico capaz 
de quemar sin consumirse. Un árbol
que arde conservándose en el mito,
Moisés ante la zarza:
milagro de 70 watts.

Esa sutileza material
y el vacío necesario 

se ilumina este cuarto
los ojos de este libro.


(de Podría haber sido un haiku)

Biobiblio

Martín Pucheta (Gualeguaychú, 1981) publicó Superjardín (En danza, 2010), Superbóreos (Zorra/poesía, 2009), Matota (2009; La gota, 2010), Sonajero de misterio: los tomuer, (2009) -con Nicolás Cambon-, La Rusa -Matota II- (Singular, 2011), río raíz (Singular, 2012), Podría haber sido un haiku (Singular, 2014), Tocar de oído (2015), Estudios del Cambio (2017) y Aerolinda (La Gota, 2017).

Integra las siguientes antologías de poetas: Última poesía argentina (En danza, 2008), Felicidades también (18 poetas) (2005), Poemas con famosos (Ananga ranga, 2010), Palimpsesto-parrincesto, antología enfermiza (Ananga ranga, 2011), Hijo e pluma (Ananga ranga, 2014), La Plata Spoon River (Libros de la talita dorada, 2014) y, de la Colección “Prismática Argentina”, nº 1 Amor y n° 4 Plantas (En danza, 2015 y 2017).

Participó del 24° Festival Internacional de Poesía, Rosario 2016.
Participa del Encuentro Nacional Itinerante de Escritores (ENIE), del cual coordinao la organización de la 6° edición en Gualeguaychú (2013) . Forma parte de las bandas Leda lid y Arboreal. Ha escrito letras para canciones de Juan Pablo Pérez y Cato Fandrich. Trabaja en escuelas secundarias como profesor de Lengua y literatura.