04 octubre, 2011

MATOTA HERMÉTICO (HERMETOTA)

Cuando Hermeto tocó a Matota
(y se sabe que es capaz
de sacarle un acorde a un chancho)
resonó más que nunca
en cada célula el deseo
de ubicua omnipresencia,
basado, claro está,
en su angelina
vocación de servicio.

Cuando Matota cruza el escenario con la banda a pleno
para sanar un súbito imperfecto, nos recuerda
los ballboys del tenis. Su paso
que se funde a la red. La estela
de una estrella como efecto
colibrí, y todo a su lugar,
al dinámico equilibrio. Por eso

cuando Hermeto lo hizo sonar
se partió,
como una unísona ameba,
en dos armónicos Matotas:

el A y el B, o Mato y Mato prima.
Uno habla
mejor en portugués y el otro tiene
de un lado
el oído absoluto.

Ahora la Rusa piensa
que ve doble cuando ama.
Pero en fin se aman
siempre
muchas personas
en una
o en todas
la misma. No sé.





de La Rusa (Matota II), Singular, 2012

30 septiembre, 2011

MATOTA CON PAPPO (PAPPOTA)


El día que Matota fue al TC
cruzó una rusa con Pappo.

Mujeres como autos.
Mujeres bien de gomas,
chasis, chapa. Mujeres
manejables. Mujeres
con embrague. Muje-
Res
con sonrisa de marca.
Mujeres con cambios
pero sin cambio. Mujeres
que aceleran
en círculo. Circuito
del Materno Retorno.
Qué rusa más fuerte, dijo,
con los ojos más
que con la boca, abierta
y extática. Baboso. Esa mina
va con Pappo, le dijeron.
¡¡¿Con Pappo?!!
El Mato avanzó unos pasos y
¡Pappo!
¡Pappoo!
¡Pappooo!
¡¡PPaappppoooo!!
Y entonces giró
la campera de cuero,
la melena de montaña,
y con voz
de guitarra
con escape
libre, o motor
con distorsión fastidiosa
le dice:

¿QUÉEE?

Y el Mato, vuelto
de pronto, ante el giro inesperado
e inmenso, un fitito micifuz
balbuceó:

No sé.



de La Rusa (Matota II), Singular Diseño, 2012

03 septiembre, 2011

SOLEDAD V (con sol por fin)

Hace días que esperábamos
el sol. Cierta rabia
de besos con los pies helados
para que el frío no llegara al ombligo
al corazón, por momentos
la única polar en la Osa.

Podemos salir. Sobre el trébol
bailo hermoso. Modorrear en el ceibo
y que madure algún sueño
detenido
de golpe sin porqué.

Tu risa. Una estrella
sobre el verde. El corazón. Un fósforo
que prende
el
susto de pulmones .

Lo rojo que se vuelve
amarillo. Si te abrazo
tiemblan los pétalos como oyendo
orejitas de color auditivo
y el pasto es otro cielo
corredizo
al compás del río. Cada flor
el centro
de una canción en el aire. Soltar

tras el encierro las palabras
en una
alada rebatiña. Arrancadas
en los libros de raíz, como hiedras.

Y todo para
herir un haiku, metriquita,
con flechas de acento, asustarlo
con los öjos anfibios de la diéresis.

Por fin, amor. Se extraña
esa alegre maldad. El trabajo
se diluye en la fuente del espacio,
es casi un juego, punto exacto
entre el querer y el desafío.
Con la buena fe nos basta
bajo el sol. Y suena más
al principio que al final
pero así nos ordenamos
mejor, cosita.
Eso parece.

01 junio, 2011

ABRECIELO

-->
para Aurora Fraccarolli
Sostener la aurora, siquiera
con las ruinas
del crepúsculo. Se filtra, permanece
en los muros tapavoz
en los muros rajacuerpo. Hace
de la herida su ojo, del golpe
empuje, de la grieta. A pesar de que
segaron palpita
todavía el germinar más luz. Como una red
de estrellas, como un árbol
de repente
relámpago. Nada
vence, nada
mata la verdad abrecielo
en la mirada. El horizonte
tejerá los gritos
para dar su manto
musical. Poderoso
cuanto más profundo, ancho
cuanto más
oprimido, brillará
cada talismán enterrado en el ahogo
como un sol marino.
Tan de alas en bandada su vuelo
que si más
te hunden, más
ascendente serás, si más
te entierran, más
raíz en el aire. Flor
de deseo encendida
con ramas trasparentes.
En sus manos de aire
se escurrirán los muros
como arena. En bocados de luz
se esfumarán los muros
como sombra. Cuerpo hermoso
extendido a sobreviento,
con la aurora de pie
el amor ocupará el espacio.



(inédito)

13 abril, 2011

SOLEDAD III (con piecito y no sé qué) *


Pisó la sombra con piecito re lunar sin saber que daba en la tecla. Nadie le dijo que hay noches en que la cosa funciona de manera distinta, decisiva; nadie, que hay campos minados sobre todo en horas de paz. Y no es tal vez que el modo cambia sino que en esas zonas que se abren como heridas se manifiestan los mecanismos secretos, óseos, en carne viva.

Con un rugido luminoso (¿a qué animal amplificaron?) se activó la Máquina de la Flor alcanzando velozmente grandes revoluciones. Con una simpatía gigante respondieron los Molinos de Viento y las Arboledas de Alcanfor. La alegría tempestuosa, el paso poderoso de relámpagos minerales en las venas, conmovió los corazones bajo tierra. Y en lo pequeño, hubo la vibración mimosa de las flores diminutas en las playas de hierba.

El alba motora sacudió la noche. La oscuridad se disgregó en polvo que el viento limpia. Aquellos que despertaron fueron creativos como nunca en su labor de siempre y aportaron importantes novedades. Los de sueño pesado tuvieron pesadillas inteligentes en las que creaban filosofías hermosas y verdaderas que olvidarían al despertar. Sólo quedó en sus cuerpos la huella de una transparencia, la frescura de una orilla ya sin río.



12 abril, 2011

MATOTA LINDO

Hoy Matota se siente
lindo. pero no
la encuentra. Re difícil
es ser lindo
cada día
y más Matota.
Busca

para verla
y que lo mire el aujerito
pero sólo
encuentra espejos:
un auto, los charcos,
la vidriera.


Se sabe
ser lindo es ser
lindo
para la linda. U
n beso ya

un cosmético piquito de la Rusa
o de rusa parecida al menos
lo dejaría en su hermosura
no sé, lo cubriría
por un tiempo
de eternidad.





de La Rusa (Matota II)

27 marzo, 2011

PARA ABRIL ACELERÓ EL GORRIÓN

Para que viera una vez más Abril su amor
pescó una estrella el sauce
-que tal vez se llama Iván

o simplemente Dieciocho-
para dársela al gorrión
y flor de apuro
parecía un colibrí.

¡Cómo dominar la rapidez
de la alegría, gurrumín! ¡Cómo dominar!
Llenó de picos las corolas
en un claro santiamén
bastante mamarracho.

Todo el jardín picado
por el célere mimo. Colador
de transparencia.

Y ya el viento en los pétalos
decanta el amarillo
como libando el zumo de la luz.


MATOTA TE MANDA UN ÁRBOL

Ese árbol
vuela, el Mato
te lo manda, trae
un motor de pájaros
canta y aletea y crece
en vibración colibrí

y a lo lejo' el canto es vidrio
de agua que se rompe
se desgrana
sin ruido

y el aletear, ronroneo
revolución musital

y no es obediente -cómo serlo
con el Mato- se queda
en la maceta de una nube
simulando aferro y las cosquillas
simientes dasatan la lluvia
con más pétalos que lágrimas

y no llegue tal vez para hacer
jardín en tu casa, pero basta
como un mimo vegetal
para tus ojos, Rusita.

Y
se esconde ahora
tras un astro como tras
de un corazón estelar
a esperarte
para siempre
en un jardín
con mares de luz

detenido
en una primavera
sin fondo.




de La Rusa (Matota II)

18 febrero, 2011

OBRERO SOLAR

Ell trabajo es un buen medio para llegar al poema, ¿no es cierto Luis?, ¿cómo era tu poema "SUMA"?

Estuve unos días trabajando de apicultor y salió algo así:


para Vicente, Beto y Mario


A veces el poeta es un blanco

apicultor. Parece

un lunático extraviado

bajo el monte

solitario tras su nave

herida de espinas,

pero es un obrero solar
y extrae de la tierra
un alimento dulce

dorado de estrellas secretas.

A veces testarudos
aguijones penetran
su cómico disfraz y arden
finísimos, picantes,
pero eso, sabe,
también lo fortalece.


05 enero, 2011

LA NUBE MASCOTA

después que él la besa y se va la persigue
una nube oscura-rosa, una nube
mascota y leve-aérea
que le llueve, sí, pero con pétalos
o plumas de pollito-minipato,
y si no hay en todo caso
con nieve de espinillo su sombra amarillea
porque las gotas sólo si hay sol
y sol fuerte
perfumadas casi-espuma casi-flor
con algo de savia
con algo de estrellitas que le dejan
los tatuajes transparentes
de los besos en el cuerpo.

Biobiblio

Martín Pucheta (Gualeguaychú, 1981) publicó Superjardín (En danza, 2010), Superbóreos (Zorra/poesía, 2009), Matota (2009; La gota, 2010), Sonajero de misterio: los tomuer, (2009) -con Nicolás Cambon-, La Rusa -Matota II- (Singular, 2011), río raíz (Singular, 2012), Podría haber sido un haiku (Singular, 2014), Tocar de oído (2015) y Estudios del Cambio (2017).

Integra las siguientes antologías de poetas: Última poesía argentina (En danza, 2008), Felicidades también (18 poetas) (2005), Poemas con famosos (Ananga ranga, 2010), Palimpsesto-parrincesto, antología enfermiza (Ananga ranga, 2011), Hijo e pluma (Ananga ranga, 2014), La Plata Spoon River (Libros de la talita dorada, 2014) y, de la Colección “Prismática Argentina”, nº 1 Amor y n° 4 Plantas (En danza, 2015 y 2017).

Participó del 24° Festival Internacional de Poesía, Rosario 2016.
Participa del Encuentro Nacional Itinerante de Escritores (ENIE), del cual coordinao la organización de la 6° edición en Gualeguaychú (2013) . Forma parte de las bandas Leda lid y Arboreal. Ha escrito letras para canciones de Juan Pablo Pérez y Cato Fandrich. Trabaja en escuelas secundarias como profesor de Lengua y literatura. Forma parte del colectivo Espacio Delta.