17 diciembre, 2009

RUSA MUTABILIS

Matota imagina a la Rusa vieja.
La mira dormir.
Matota se acerca y no lo puede creer,
se da vuelta,
se remuerde con la boca y los ojos
y la vuelve a mirar.
¡Y más vale, pavote,
fugit, fugit, tempu, tempu,
la rusa mutabilis, gurí!

Ahora despertala
que se aturda de prepo
metele con embudo de mosquitos
tu amor por la oreja
y se le abran
los ojos para siempre.

Decile que se muere igual que vos,
aunque te mate.
Decile que se arruga el mantel,
aunque te muerda el chingo,

que la luna es un eclipse
que le crece
que le sube por los güesos
y le va menguando el alma
y alma es una luz
y se vuelve agüita.

Sí, gritale,
la luna es un imán
y la hunde
bien hundida
bien pabajo
en la fiesta del gusano,
que se come la carne
con su baba.

Decile que le bailan
las bolitas en la bocha,
los ojos, chiladoras de estrellas.
Decile que más tarde o más acá,
Rusita que bandea y se le va la vaca,
oyiquema y acabado aunque llore y patalee.

Fuerte
que se va a quedar pelada
cuando el árbol la abrace y la escarbe,
cosquillita necrofilia y vegetal,
sauce degenarado.

Fuerte y que se apronte
para usar una peluca de pasto,
pasto seco bien rusito come mai’
y subterráqueo
y subpampita.

Animate, paja seca,
decile fuerte
se va morir se deje
de hacer la linda
que no se sabe nada aún,
se oyen ruidos raros,

manchas de vacío
en el sonido, antojos de silencio
en la piel de melodía,
el tatuaje de una oreja fea
en el camisón del ángel.

Eso, despertala, puto viejo
no te rías,
decile que ahí abajo
no se puede dormir tranquilo
y vas a ver el beso que te da.


5 comentarios:

Fran dijo...

Implacable, loco. Que se deje de una buena vez esa rusa conchuda, si nadie se escapa de la muerte chabón. Y que muera Matota también, y que se vayan todos y que vuelva el Cal-lo.

JIMENA ARNOLFI dijo...

(que bueno que todavía uno pueda morirse a los pies de un poema)

m dijo...

muy güeno puchetaa...
yo l´otro día me iba nel tren, salió algo así (como ya estoy con esos jaicuss d mierrrrda en la cabeza):

bailan con el viento
vuelan los colores
y después descansan


cuelga su cuerpo
como banderín en marzo
ya sin su alma.


(sin correcciones...)

SABINA dijo...

me vas a matar por lo que voy a decir pero, por momentos, mientras leía se me cruzó que podría ser una buena letra para un reggaetón.. je, me hizo acordar a un tema de calle 13 "un beso al desayuno" esa parte de los mosquitos por el oído...
Bueno che, lo dije, lo confesé, después no digas

Martín Pucheta dijo...

Me asustó la palabra conchuda,Fran.
Jime, vení, otro abracho...
Jaiccuss... de trenzaliralaire... caca no.
Sabi, pasá la letra de Calle... confesá entera...

Biobiblio

Martín Pucheta (Gualeguaychú, 1981) publicó Superjardín (En danza, 2010), Superbóreos (Zorra/poesía, 2009), Matota (2009; La gota, 2010), Sonajero de misterio: los tomuer, (2009) -con Nicolás Cambon-, La Rusa -Matota II- (Singular, 2011), río raíz (Singular, 2012), Podría haber sido un haiku (Singular, 2014), Tocar de oído (2015), Estudios del Cambio (2017) y Aerolinda (La Gota, 2017).

Integra las siguientes antologías de poetas: Última poesía argentina (En danza, 2008), Felicidades también (18 poetas) (2005), Poemas con famosos (Ananga ranga, 2010), Palimpsesto-parrincesto, antología enfermiza (Ananga ranga, 2011), Hijo e pluma (Ananga ranga, 2014), La Plata Spoon River (Libros de la talita dorada, 2014), nº 1 Amor y n° 4 Plantas de la Colección “Prismática Argentina”(En danza, 2015 y 2017) y la Antología Federal de Poesía (Región Centro) del CFI (2018).


Participó del 24° Festival Internacional de Poesía, Rosario 2016.
Participa del Encuentro Nacional Itinerante de Escritores (ENIE), del cual coordinó la organización de la 6° edición en Gualeguaychú (2013) . Forma parte de las bandas Leda lid y Arboreal. Ha escrito letras para canciones de Juan Pablo Pérez y Cato Fandrich. Trabaja en escuelas secundarias como profesor de Lengua y literatura. Futbolista amateur.